La miel: alimento de los dioses.

Actualizado: 1 de dic de 2020



La miel, desde siempre y en todos los continentes, ha sido considerada un alimento sagrado. Símbolo de la inmortalidad para las tradiciones hinduistas, para los celtas (bajo la forma de hidromiel) y para los egipcios, en todos los países del mundo se consideraba fuente de fecundidad y, por tanto, principio de vida.



Regalo de los dioses, a ellos se les devolvía en forma de ofrendas y formaba parte de los ritos de inciación.


Se sabe que la miel se recogía ya desde el paleolítico. En el año 2400 a.C. se documentan en las tumbas del Antiguo Egipto los primeros indicios de la domesticación de las abejas (en las márgenes del Nilo se creía que este néctar había nacido de las lágrimas de Ra, dios del Sol). Pero aunque la antigüedad de la apicultura queda así demostrada, los hombres ignoraron durante mucho tiempo lo que pasaba en las colmenas. Y, sin duda, fue este misterio el que le dio a la miel una naturaleza divina, al tiempo que un poder de curación casi milagroso. Además de estas virtudes curativas, la miel se consumió también como alimento en toda la Antigüedad y más allá.


El desarrollo del cultivo de la caña de azúcar causó el declive de la miel en Europa pero en la repostería de los países del Magreb y Oriente Próximo, la miel sigue conservando un papel importante y ofrece todavía hoy toda una gama de tonos dorados para deleite de nuestros ojos y de nuestro paladar.

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© ApiNéctar Gourmet desde 2019