Comer miel todos los días... ¿Qué pasaría?


La miel es un alimento milenario, cuya historia comienza donde empieza la de las abejas. Esto pasó aproximadamente en el periodo Cenozoico hace unos 65 millones de años, así que para cuando los humanos llegaron al mundo, seguro este estuvo dentro de los primeros alimentos que empezaron a domesticar, pues recordemos que una de las grandes civilizaciones, como lo fue la egipcia, ya la usaban como alimento y producto para embalsamar a los muertos o al menos eso dicen algunos historiadores.


Si no la conoces, muy probablemente hayas vivido debajo de una roca o definitivamente eres muy joven, pero MUY joven, pues desde la antigüedad este alimento no sólo se usa para preparar pan o acompañar fruta, también es un común ingrediente de los remedios caseros o naturales, que desde luego, nos han funcionado sin problemas a más de uno, por tanto no es la excepción cada vez que la ingerimos en uno u otro remedio.

Es un fluido muy dulce y viscoso producido por abejas del género Apis, principalmente la abeja doméstica, a partir del néctar de las flores o de secreciones de partes vivas de plantas o de excreciones de insectos chupadores de plantas (áfidos). Su composición es variable, sin embargo, su principal componente, son carbohidratos en la forma de monosacáridos como la fructosa y la glucosa, así como disacáridos tales como maltosa, isomaltosa, maltulosa, sucrosa, turanosa y nigerosa.


Estos ingredientes son los responsables del inconfundible dulzor de la miel. Además, contiene oligosacáridos como la panosa; enzimas como la amilasa, peróxidooxidasas, catalasa y fosforilasa ácida; además contiene aminoácidos, algunas vitaminas B, C, niacina, ácido fólico, minerales como hierro y zinc, y antioxidantes. Por ello, todos estos nutrientes nos proporcionan diversos efectos si la consumimos todos los días. ¿Es buena y saludable como dicen todos? Averígualo tú mismo leyendo esto que le pasa a tu cuerpo cada vez que comes miel.


1. Mejora tu salud de la piel

De acuerdo con algunos estudios, que indican que la miel tiene propiedades hidratantes y antibacterianas, que podrían ayudar a lucir una piel más sana y libre de impurezas. Esto es posible gracias a los enzimas, vitaminas, minerales y antioxidantes que contiene normalmente, de acuerdo con una publicación de la Librería Nacional de Medicina del Centro Nacional de Biotecnología en Estados Unidos. (Junto con el té matcha... ¡hola antioxidantes!)

2. Puede ayudarte a bajar de peso

Si empiezas a endulzar las cosas con miel en lugar de azúcar, lo más probable es que dentro de tu cuerpo se disminuya la adiposidad, según un estudio publicado por ResearchGate, donde se agrega que en los roedores que consumieron miel y que tenían cuerpos grasosos, la miel las ayudó a adelgazar, porque eliminó las grasas. (Con canela o jengibre, más eficaz).

3. Disminuyen tus niveles de colesterol

De acuerdo con un estudio realizado en ratas albinas, la miel podría tener efectos beneficiosos para la salud, pues ayuda a bajar los triglicéridos, colesterol sérico y los niveles de lipoproteínas, por tanto, comer miel diario en pequeñas cantidades, podría ayudar al cuerpo. (Mucho mejor con vainilla natural)

4.Mejoraría la memoria

De acuerdo con algunos estudios, la miel podría ayudar a mejorar las áreas del cerebro relacionadas con el aprendizaje, reducir el estrés oxidativo y promover el equilibrio hormonal, lo que se traduce en mejoría de los procesos cognitivos, aprendizaje y memoria. (Agrega una cucharada de miel con cacao, verás la diferencia).

5. Ayuda a dormir mejor

Creencias populares que decían que tomar un poco de miel antes de dormir, fueron comprobadas, por investigaciones científicas, que dicen que este alimento ayuda a subir el nivel de la insulina en la sangre, la sangre liberaría serotonina y el organismo la convertiría en melatonina. (Junto con la miel espacial, perdón, especial, se duerme como bebé).





1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo